El proyecto Capacidad y Estrategias de Reforma frente a la Crisis Fiscal en los Sectores Públicos y las Políticas de Bienestar Autonómicos: Condicionantes y Trayectorias de Cambio (CRISAUT) estudia la capacidad de respuesta de los gobiernos de las Comunidades Autónomas (CCAA) a la crisis y las estrategias que utilizan con la finalidad de conseguir, a través de medidas y reformas en sus administraciones y políticas públicas, la consolidación fiscal.

La pregunta de investigación principal es: bajo qué condiciones, cuándo, cómo y con qué éxito, distintos gobiernos autonómicos emprenden diferentes tipos de medidas o reformas del sector público y las políticas sociales, en gran medida impopulares y costosas, para afrontar la situación de austeridad agravada que viven sus haciendas.

La crisis financiera internacional iniciada a finales de 2007 en Estados Unidos a raíz de la crisis hipotecaria, y que a partir de 2008 pasó a ser una crisis económica y financiera global, con claros efectos en los países europeos, ha pasado por varias fases, al igual que lo ha hecho la respuesta que han dado los gobiernos nacionales a ella. Sus consecuencias crecientemente visibles han afectado no solo a la economía sino también al contexto y la actividad de las administraciones y los modos en que se gobiernan las políticas públicas. A partir de la segunda fase de la crisis (a partir de 2009) las estrategias de los gobiernos empezaron a mostrar mayor variación entre países y, como se puede comprobar en España, también entre regiones dentro de un mismo país.Mosaico

En los países descentralizados como España, donde el mayor peso de los servicios públicos y las políticas de bienestar corresponde al nivel regional, la situación es complicada y novedosa. Los gobiernos subnacionales tienen mucha responsabilidad en el gasto público en bienestar (alrededor del 70% del presupuesto) y emplean a la mayor parte de los trabajadores públicos, sin tener prácticamente capacidad de gestionar políticas macroeconómicas de crecimiento, ni determinar sus ingresos, por lo que su situación fiscal se ha deteriorado proporcionalmente más que la de los gobiernos nacionales. Se han reducido sus ingresos ligados a distintos impuestos propios o cedidos y sus posibilidades de financiación se han visto afectadas por la crisis de la deuda y las nuevas restricciones presupuestarias impuestas por los objetivos nacionales de sus gobiernos centrales.

Ante esta situación, esta investigación sobre la capacidad de respuesta y las estrategias de reforma institucional de los gobiernos subnacionales plantea varias preguntas empíricas: ¿Qué tipo de respuestas a la crisis han puesto en marcha las CCAA?, ¿Son el contenido, el alcance y las secuencias de las reformas distintos en cada CA?, ¿Qué estrategias han utilizado diferentes gobiernos autonómicos para implantar medidas impopulares de ajuste o austeridad? ¿Qué factores explican las diferencias de respuesta en términos de esfuerzo e intensidad y de estrategias de los gobiernos autonómicos frente a presiones fiscales similares? ¿Está relacionada la dirección de las reformas y medidas de austeridad con las distintas condiciones sociales o económicas de partida de cada CA o tiene que ver con el liderazgo, la ideología, la voluntad política y las estrategias de los actores gubernamentales?

Los comentarios están cerrados.